Ostias que te hacen grande

Empiezas tocando a Beethoven y acabas golpeando las tripas del piano y el suelo con tu bota militar, y resulta que en lugar de quedar el último lugar en el concurso de jóvenes intérpretes, quedas como un genio. Una bonita manera de sublimar, como decía alguien que conocí hace mucho.

Sería grande poder tocar así para vomitar toda la energía y la rabia que llevo dentro, pero no es mi caso. Lo bueno es que aunque no sepa tocar el piano, ya he aprendido a mirar a la basura de frente. Después de la rabia te sientas a analizar la situación y te das cuenta de que has vuelto a cometer un error de bulto.

Te das cuenta de que has sido una ingenua, de que no puedes depositar tu confianza ciegamente en quien te sonría, de que las buenas palabras pueden esconder destructividad y frustración, y de que la confianza se entrega sólo cuando alguien te entrega una prueba de confianza, la confianza no se regala, porque quedas a merced de las ostias que quieran infligirte. Y cuando después de años has logrado convencerte de que tú no mereces hostias, sino de que mereces todo el amor del mundo simplemente por ser tú, sientes rabia.

Lo malo es que algunas personas hemos crecido sin lo más imprescindible, que es la atención y el cariño necesarios. No entraré en detalles, pero eso te daña por partida doble: por una parte, careces de la confianza básica que te permite afrontar los desafíos más tontos de la vida con unas mínimas garantías. Por otra, no has aprendido las habilidades sociales que te hacen apto para sobrevivir en la complejidad de las relaciones humanas. Pero lo peor es que la compañía de los otros, su atención, su cariño, tienen un significado que va más allá de lo cotidiano, para ti es un regalo que a veces quieres recibir sin sopesar si la compañía, la atención y el cariño son genuinos o van a tener un feo precio.

Cuando no has recibido lo necesario durante niño, sólo te queda una cosa: reconstruirte a base de cincel, picando piedra. Todo es lento, muy lento. He pasado por varios purgatorios y por algún infierno. Y puedo decir ahora, con la cabeza bien alta, que sé lo que es el aislamiento, el menosprecio, sé lo que es la humillación. Lo sé y he sobrevivido. Y eso me hace mejor que a muchas personas, porque cuando me encuentro casualmente con los ojos de un desconocido y reconozco su desamparo, reconozco la ausencia de amor que hay en el interior de esa persona. Entonces le doy todo su valor al amor, que es lo que nos hace humanos y nos da la dignidad.

Esta ha sido mi manera de sublimar. Mañana cuando me encuentre de cara con quien que me ha pagado con la moneda equivocada la miraré a los ojos con total tranquilidad, sabiendo que no puede volver a hacerme daño porque no se lo voy a permitir. Y sabiendo que mientras yo voy creciendo a golpe de cincel, ella no tiene otra forma de soportar su miseria que escupiéndosela a los demás.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en pensando que…. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ostias que te hacen grande

  1. Rosa dijo:

    No conozco tu historia particular, así que no puedo emitir ningún consejo, y aunque la conociera, probablemente tampoco sería capaz. También sé lo que es tener una vida complicada y en especial, sé lo que es crecer del modo incorrecto o al revés, como yo digo, así que aunque no sepa los detalles, me puedo imaginar en general por lo que estás pasando.

    Sólo puedo decir como siempre que mucho ánimo. Que eres valiente se puede inferir de en este post y de tu página “sobre mí”, así que eso ya lo tienes. Un abrazo.

  2. august2026 dijo:

    no sé que contestarte… sólo te puedo dar las gracias por seguir lo que escribo y dejarme este comentario. Yo tampoco te conozco pero me pareces una persona muy inteligente y con muchos y distintos matices, así que tu respuesta tiene mucho más valor que el de alguien que se molesta en escribir unaspalabras amables. En serio, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s