Esas locas y sus ideas

Una chica holandesa de 14 años sale en los periódicos estos días porque quiera dar la vuelta al mundo en velero sola. Parece una idea de bombero, pero está convencida de que quiere batir el récord de ser la mujer más joven que haya circunnavegado la Tierra en solitario.

La noticia me interesa porque demuestra la discriminación que aguantan los niños en nuestra sociedad, incluso en una tan abierta como la holandesa. Sufren un trato autoritario o paternalista, pero a pocos se les trata como personas inteligentes que han de hacerse responsables de su vida. Estamos hablando de una chica de 14 años, que probablemente ya tenga la menstruación (lo que la capacita para ser madre), que ha superado el divorcio de sus padres, que tiene una pasión que guía su vida (cosa que no pueden decir muchos adultos) y, lo más importante, que ha mamado la navegación desde que era una enana. Basta decir que es hija de navegantes, y que de hecho, nació en el velero de sus padres.

Pero a mí me interesa mucho más que la decisión y la pasión públicas de esta chica muestra una imagen nueva de las mujeres en los medios. Demuestra qué es lo que quieren de verdad las mujeres. Voy a poner algunos ejemplos de lo que quieren las mujeres.

Ella se llama Sarah y quiere corriendo triatlones. También le encanta untarse de aceite hidratante y que le hagan fotos para ilustrar sus entrevistas.

Ella se llama Rita Levi-Montalcini, y quiere seguir aprendiendo y pensando mientras su cerebro se lo permita. También le encanta ponerse guapa a pesar de sus 101 años. Ha recibido numerosos premios durante su carrera investigadora, entre ellos el Nobel.

Ella se llama Montserrat Tura y quiere seguir haciendo política porque es su vocación, además de la medicina. Ha sido alcaldesa y ahora es consejera de Interior del Gobierno catalán.

Ella se llama Lydia Cacho y es periodista. Se ha jugado el cuello escribiendo sobre el feminicidio y la pederastia, en México, un país donde han sido asesinadas 10 mil mujeres entre 1999 y 2008, según Amnistia Internacional. Quiere y cree en un mundo más justo para las mujeres y los niños.

Se llama Teresa Forcadas, es monja benedictina, doctora en medicina y teóloga. Ha denunciado los abusos perpetrados por la industria farmacéutica y cree en una situación más igualitaria para las mujeres en la estructura de la Iglesia católica.

Y quisiera poder seguir juntando en esta página todo lo que queremos las mujeres. Que son tantos deseos como mujeres distintas somos. Sólo unas pocas, creedme, sueñan con acostarse con un hombre que puede ser su abuelo para salir desnudas en la portada de una revista.

El blog de la chica holandesa | Laura Dekker (en inglés)
Entrevista con Rita Levi Montalcini | “Cuando ya no pueda pensar, quiero que me ayuden a morir con dignidad”
La web de Lydia Cacho | Lydia Cacho


Anuncios
Esta entrada fue publicada en pensando que… y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s