Los gorriones gorrones

No sé si se aprecia bien en la foto el pequeño ser que me vino a visitar mientras comía en la terraza de este restaurante. En este sitio, los gorriones se han hecho fuertes y se atreven a posar las patas en las sillas próximas. A casi todo el mundo le encanta que se acerquen  a las mesas a pedir comida y les caen sus buenas rebanadas de pan.

No sé gran cosa de pájaros, así que estuve especulando con uno de los camareros sobre cómo se dan cuenta esos pájaros tan pequeños de que estamos comiendo pan. Porque aparecen planeando sobre el patio precisamente cuando tienes el plato de pan en la mesa, no antes ni después (luego comento la foto). Suelen organizarse en grupos de dos o tres. A veces, una hembra viene con un par de polluelos que ya vuelan, pero que están aprendiendo a alimentarse por su cuenta. Llegan juntos, se posan en el suelo y los más crecidos imitan a la madre cuando come, pero aún hay alguno con más pinta de pollo que sigue lloriqueando para que le llenen el pico de comida. Y así lo hace la hembra, que le ignora y lo alimenta alternativamente, como en un curso acelerado de gorrión adulto.

El camarero dijo algo conmovedor: “son criaturas inteligentes”. Y cuando los observas durante unos días te das cuenta de que tiene toda la razón. El día de la foto les ofrecí una miga grandiosa en la palma de la mano, y me di cuenta de que unos son más decididos que otros, de que otros se confían antes, de que algunos no se atreven… de que entre ellos también son diferentes. Después del experimento, me vino a la cabeza la expresión esa de “comer en la palma de la mano” y me sentí mal por obligarles a franquear la decente distancia que siempre se debe mantener entre especies.

Después me cambiaron el plato del postre y el del pan por un café.  Y como un ángel un poco descarado, bajó una de esas criaturas a posarse al lado de mi café, quien sabe si con la esperanza de llevarse una última miga. Mirad bien la foto, porque estoy convencida de que en realidad, lo que estaba buscando el gorrión era alguna respuesta. Y siendo así, no se puede negar que sean, aunque sea a su manera, criaturas inteligentes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en una imagen y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s